Notre-Dame de Paris y Los miserables

Tiempo de lectura: 2 minutos

Todas las miradas se dirigían a la parte superior de la catedral y era algo extraordinario lo que estaban viendo: en la parte más elevada de la última galería, por encima del rosetón central, había una gran llama que subía entre los campanarios con turbillones de chispas, una gran llama revuelta y furiosa, de la que el viento arrancaba a veces una lengua en medio de una gran humareda. Así describía Victor Hugo cómo un incendio devoraba la catedral en Notre-Dame de Paris.

Las imágenes que hemos visto hace quince días de la catedral en llamas han sido desde luego impactantes, pero cualquier polémica relacionada con el incendio se ha visto superada por la ola de generosidad que se ha levantado para su reconstrucción. Sin embargo, la lluvia de donaciones multimillonarias de las familias y empresas más poderosas ha provocado una controversia importante sobre las prioridades de los recursos y la falta de esa generosidad con otras causas nobles.

Hace unos días, por ejemplo, leía un tweet de una mujer que, sorprendida por tal despliegue, se lamentaba de no ver una reacción semejante contra el hambre en el mundo. ¡Ay, ama!

– Pero… dónde si no iban a rezar por los hambrientos–, fue mi reacción inmediata.

Volviendo a la obra del escritor incansable que fatigaba las plumas y vaciaba los tinteros, el ensayista Ollivier Pourriol ha lanzado el siguiente mensaje en las redes sociales: “Victor Hugo da las gracias a los generosos donantes dispuestos a salvar Notre-Dame de París y les propone hacer lo mismo con Los miserables”.

Compartir publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.